31/03/2017

Equipo de CREATECH entrega sus tips favoritos para crear un buen Elevator Pitch

Existe un pensamiento erróneo al momento de intentar conseguir financiamiento para un emprendimiento, y es creer que basta con tener una buena idea para que este esté asegurado. Sin embargo esto no es así, por supuesto que es importante la idea, pero la clave está en cómo ésta se vende.

Es importante considerar que en general los inversionistas tienen poco tiempo para escuchar nuevas ideas y lo mismo ocurre en las presentaciones para la obtención de subsidios; es por esto que es esencial lograr interesar a una persona o a un público en el menor tiempo posible. En esta línea se utiliza el Elevator Pitch, discurso que en poco tiempo, normalmente entre 3 y 8 minutos, logra describir un proyecto o emprendimiento de manera clara para posicionarlo en la memoria de los posibles inversionistas.

Hace un tiempo, en el marco de preparación de las presentaciones de los postulantes a FONDEF-VIU Etapa 2, en CREATECH nos reunimos para debatir nuestros consejos favoritos. El resultado de esta conversación es una lista con tips relevantes para la elaboración de un buen Elevator Pitch que publicamos el 2014 en nuestro Blog con el título “10 Tips para la creación de un Elevator Pitch”, los que apuntan a las características que éste debe tener en relación a su estructura y contenido; y a la presentación misma del discurso. Este año actualizamos nuestros tips, mejorando algunos e incluyendo otros. 

  1. Resaltar el proyecto mediante el discurso: por lo que este debe ser corto, claro y conciso; y a la vez llamativo. Para esto se recomienda identificar los puntos relevantes del proyecto y articular el discurso en base a ellos.
  1. Cautivar a la audiencia con el discurso: una posibilidad es estructurar el discurso como un relato, con un inicio (contexto: por qué o cómo surgió la idea/producto/tecnología y la “necesidad o explicación del problema”), desarrollo (solución planteada) y fin (por qué un inversionista debería interesarse en el proyecto).
  1. Utilizar frases atractivas: también se pueden incluir en el discurso una frase inicial atractiva que genere acercamiento con el público, como por ejemplo preguntas retóricas, y una oración al final que invite o motive a participar del proyecto.
  1. Expresar con claridad el discurso: la audiencia debe entender de que se trata el negocio y como se llevará a cabo. El objetivo es que se interese por conocer más el proyecto. Ayuda hablar pausado y modulado, pero generando cambios en la entonación, pues un tono de voz monótono podría aburrir al público o facilitar la pérdida de atención.
  1. Simplificar el lenguaje: evitar el uso de palabras técnicas o siglas poco conocidas, ya que cualquier persona debe entenderlo.
  1. Enfatizar las ventajas del producto o servicio: se puede mencionar la problemática, mediante cifras o con ejemplos reales, para luego destacar las diferencias con lo existente.
  1. Incluir cifras: ayuda a demostrar el potencial de generar dinero del proyecto y clarificar cuánto es el monto que se busca que sea financiado por inversionistas. Incluir sólo las cifras más importantes, y que tengan un tamaño destacado en la presentación. Muchas cifras en la misma diapositiva puede causar desorden visual y confusión.
  1. Compartir logros concretos: hay que dejar claro si existe avance en el desarrollo del producto o tecnología. En caso de haber un prototipo es importante exponerlo durante la presentación o mostrar fotos o vídeos de este, además de pruebas o validaciones que se hayan realizado.
  1. Demostrar que se tiene “la camiseta puesta”: un buen discurso debe ser complementado con lenguaje acorde a la situación, que evidencie convencimiento y pasión por el proyecto; demostrando que es propio y se tiene la motivación de llevarlo a cabo. 
  1. Hacer tangible la “camiseta puesta”: lo anterior se puede complementar por ejemplo dando a conocer al equipo desarrollador durante el pitch, mostrar una foto de este, utilizar polera o chaqueta corporativa de la empresa, llevar tarjetas de presentación de la empresa y entregarlas a cada integrante de la comisión evaluadora, entre otros.
  1. Practicar el pitch: antes de ensayar es recomendable escribir el relato. Luego lo ideal es practicar usando cronómetro, lo que permite manejar los tiempos. Ensayar frente a personas que desconozcan el tema, permite demostrar si el discurso preparado es lo suficientemente claro, y además aparecerán preguntas obvias, que a veces pasan desapercibidas, ayudando a mejorar la claridad del discurso.
  1. Grabar el discurso en audio y video si es posible: escuchar cómo se habla ayuda a mejorar el tono, volumen y modulación de la voz. Mientras que verse ayuda a mejorar postura, movimientos en el espacio e interacción con la audiencia.
  1. Personalizar el discurso: para cualquier presentación es importante tener claro quién es el público, para así adecuar el relato de acuerdo al contexto; permitiendo optimizar el mensaje y su presentación.
  1. Realizar diapositivas de apoyo simples y sencillas: presentaciones con fotografías y poco texto (simples y cortos) ayudan a reforzar el manejo que se tiene del proyecto y a enfocar la atención de la audiencia en lo que se está diciendo.
  1. Otros temas a considerar: utilizar el espacio físico disponible (“escenario”), hablar mirando a los ojos de los auditores y comisión, mostrarse relajado y seguro de sí mismo, sonreír, vestir cómodo pero acorde a la situación, todo esto ayuda a generar confianza en el expositor y en lo que éste está exponiendo.

Lo dicho anteriormente deja claro que el éxito de conseguir financiamiento para un proyecto no depende de lo que se dice (según un estudio del Psicólogo norteamericano Albert Mehrabian las palabras sólo aportan el 7% al éxito del discurso), sino el cómo se dice. Un discurso claro apoyado por un lenguaje corporal que demuestre convencimiento, pasión y entusiasmo por el proyecto, logrará cautivar al interlocutor y convencerlo de que la idea es prometedora y reportará beneficios para todos.

 

Artículos relacionados: