28/09/2016

Fundación Chinquihue: IyD Aplicada como un aporte para el desarrollo de la pesca artesanal en el sur de Chile

2016-09-28La Región de Los Lagos, ubicada en el sur de Chile, es, si no la primera, una de las principales abastecedoras del país y exportadora de productos del mar. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del trimestre julio-septiembre de 2014 las exportaciones ascendieron a USD 1105 millones por producción en centros de cultivo, desembarque artesanal y desembarque industrial. Además, según datos de CORFO, casi el 100% de la Industria Miticultora está en esta Región. Es por esto que el sector acuícola-pesquero se transformó en un sector estratégico de producción, con políticas de subsidios específicas.

Como complemento a las políticas públicas, existen en la zona centros de investigación dedicados a esta materia o que tienen áreas dedicadas a la investigación en acuicultura. Una de estas entidades es Fundación Chinquihue, organización privada sin fines de lucro, y con quien CREATECH ha cooperado recientemente. Ubicada en la Bahía de Chincui, cerca de Puerto Montt, su objetivo es “promover el desarrollo del sector pesquero artesanal posibilitando el mejoramiento de la situación socioeconómica de los pescadores artesanales y estimulando el libre funcionamiento de los mercados de productos de la Región”. Esto lo realizan a través de sus áreas de Servicios, asociados a su complejo pesquero y estudios ambientales; Desarrollo, focalizado en investigación, presentación y operación de proyectos que permita la transferencia tecnológica al sector pesquero artesanal y acuícola, en especial de pequeña escala; y Capacitación en distintos ámbitos a pescadores, acuicultores y a sus familias.

CREATECH conversó con Viviana Videla, Jefa de Hatchery de la Fundación, quién nos contó sobre esta y uno de los proyectos en los que están trabajando.

En relación a la Fundación nos comentó que esta nace en 1989, gracias a una donación del Gobierno de Japón. La primera idea fue construir un terminal pesquero con el modelo japonés, sin embargo como en Chile no se trabaja bajo ese modelo, se decidió reinventar la Fundación. Esto derivó en que, luego de estudios y análisis del sector, para fomentar el desarrollo del subsector pesquero artesanal, el enfoque debía estar en la acuicultura de pequeña y mediana escala de recursos asociados al fondo marino. De esta manera el año 1995 se implementa un hatchery en Fundación Chinquihue para la producción de juveniles de distintos recursos bentónicos, como ostra chilena y japonesa, ostión del norte y abalones y a partir del año 2012 se comienza a trabajar en mejillón chileno vía hatchery.

El proyecto del que Viviana nos comentó, se enfocó en una primera etapa en el cultivo de semillas de Mejillón chileno, comenzando con larvas de Hatchery, que luego son cultivadas hasta juveniles o semilla por parte de pescadores artesanales, pensando en que el mejillón chileno es el 2º producto de mayor exportación después de salmones.

Sin embargo entre 2009 y 2010 se produjo una baja en la producción de semilla natural, por lo que se propone producir la semilla en hatchery. Para esto se revisan costos e interés del mercado en este producto. En 2012 se realiza el primer proyecto con apoyo Regional, sin embargo la evaluación económica fue negativa debido a los altos costos de producción. A pesar de esto, en palabras de Viviana “se presenta como una alternativa cuando la captación natural no alcanza. Ya que si no hay captación natural no se puede hacer nada, si no hay semillas no hay seguridad para la industria”.

Es por esto que en 2014 siguieron con la investigación dando un pequeño giro, financiada gracias a la adjudicación del subsidio “I+D Aplicada” Línea 2 de CORFO. Esta nueva fase consistió en que, como actualmente producir semilla en hatchery es caro, se busca la producción de ejemplares adultos a través de la producción de larvas en hatchery que posteriormente se fijan a la densidad de engorda, sin requerir manejo o desdoble, asegurando la supervivencia de estos. Y si bien la evaluación económica de este proyecto, recibida a fines de agosto de este año, también fue negativa, los valores disminuyeron en relación del primer proyecto, aun siendo productos diferentes ya que en el primer proyecto fue semilla y en el segundo, adultos. Para Viviana esto es positivo ya que “esto indica que la idea podría funcionar si se sigue investigando. Como las pruebas se hacen a baja escala resulta más cara la evaluación económica, pero técnicamente los resultados fueron positivos”, por lo que pretenden seguir con la investigación.

En el futuro cercano de este proyecto, según lo que nos contó Viviana, además de la búsqueda de fondos, se buscará aumentar la escala para bajar los costos de producción en Hatchery y experimentar en nuevas áreas de investigación que surgieron luego de todos los estudios que se realizaron.

Uno de estos estudios fue un Market & IP Assesment, realizado por CREATECH. De esta cooperación Viviana destaca la realización de “un trabajo bastante profesional, cumpliendo con todos los plazos establecidos”.

Para finalizar la investigadora entrega algunas claves para encaminar hacia el éxito una investigación. Viviana destaca que en primer lugar “la diferencia de la Fundación con otras instituciones de Investigación Aplicada es que se generan alianzas y convenios con la industria. Por ejemplo nuestra investigación nació del interés de las empresas que requieren de esta tecnología”. Añade que “es necesario mantener la comunicación con quien hará uso de la tecnología. Tener relación con el medio es imprescindible, ya que sino esas investigaciones se quedan en un libro o paper.

Una segunda clave es la perseverancia, porque por ejemplo en su caso si bien las evaluaciones económicas no han sido del todo favorables ella considera que ha sido un éxito ya que “gracias al desarrollo de la técnica el costo de la producción de choritos bajó en relación a la evaluación anterior”.

 

Fuentes consultadas:

Artículos Relacionados: