31/08/2016

Innovaciones en Salmonicultura permiten hacer frente a los constantes desafíos de la Industria

2016-08-31La Industria Acuícola se enfrenta constantemente a desafíos relacionados a la producción, a la relación con las comunidades y el medio ambiente. Dos ejemplos claros de esto son el bloom de algas que afectó a la industria chilena del Salmón, la que a principios de este año provocó la pérdida de, unas 40 mil toneladas de salmones; y la epidemia de piojo de mar (Caligus rogercresseyi) o cáligus que afecta principalmente a productores escoceses y noruegos. Las pérdidas, debido a esta epidemia se tradujo en un aumento del 16% en el precio del Salmón en Gran Bretaña, afectando también al sector de restaurantes; mientras que en Noruega se estimó que los costos por esta causa fueron de alrededor de USD 600 millones. Es por lo anterior que los avances que puedan existir en materia de innovaciones para este sector son bastante relevantes. Algunos de ellos los mostraremos a continuación.

En el último tiempo una alternativa que suena fuerte en la Salmonicultura es la producción en alta mar u “offshore”. Actualmente existen varios proyectos desarrollándose relacionado a esto. En Noruega, Ocean Farming, perteneciente a SalMar, se adjudicó una de las ocho concesiones de proyectos de salmonicultura en mar abierto en ese país. La inversión llegará a casi USD 80 millones para esta estación que utilizará los parámetros de diseño usados en el sector petrolero, para la implementación de una nueva clase de jaula de cultivo. Cada unidad tendrá una longitud de 110 metros por 67 metros de profundidad, contará con una sala de control, silos de alimentación y habitaciones para un equipo de entre dos a cuatro personas; y se espera que para 2018 puedan ser comercializadas unas 8 mil toneladas de salmones utilizando esta tecnología. Tras ese planteamiento está la lógica que la ubicación en sitios más expuestos, reduciría los constantes desafíos biológicos debido a las enfermedades y al piojo de mar.

Otro proyecto que va en el mismo camino es “Plataforma Austral” una construcción flotante de la empresa chilena Sitecna, para zonas expuestas con condiciones adversas de viento y marea. Esta plataforma permitiría el trabajo en alta mar de un equipo entre ocho a 22 personas. Este proyecto se enmarca dentro de los que se están desarrollando en el Nodo de Acuicultura de Zonas Expuestas, cofinanciado por CORFO.

Otra compañía que se encuentra dentro de este Nodo es P@tagon Ltda., que junto a Innovex, EcoSea y Sketting, desarrolló una jaula que permite ser operada en zonas de mayor exposición a oleaje y viento. Actualmente está siendo probada a nivel productivo en dos empresas. Además, se destaca que esta misma compañía está desarrollando y realizando un prototipo de un reticulado de anclaje para sectores de mediana energía. Este reticulado podría soportar las cargas que genera una estructura de soporte de turbinas de energía mareomotriz.

EcoSea, otra de las empresas pertenecientes al Nodo ha considerado el cambio de escenario oceanográfico, para la salmonicultura offshore, que implica no solo diferencia en las condiciones marítimas sino también de la fauna, y por supuesto de los posibles depredadores. Para esto ofrece redes con aleaciones de cobre, con todos los beneficios que este trae, y balsas que no requieren de mallas loberas o “antidepredadores”. Por otro lado, se ha probado el sistema de sumersión a distancia para estas jaulas offshore, lo que permitiría su monitoreo desde la costa o desde una estación de monitoreo.

En otras áreas relacionadas con los desafíos mencionados, la compañía Calysta, con sede en San Francisco, Estados Unidos, está investigando la elaboración de un alimento proteico para peces llamado FeedKind. Este alimento se fabricaría en base al cultivo de la bacteria Methylococcus capsulatus, la que se alimenta de gas metano, lo que se podría traducir en la no utilización de suelos agrícolas para su desarrollo, usando un 76% menos de agua que los alimentos basados en proteínas de soya y un 98% menos de agua que los alimentos basado en gluten.

Por otra parte la firma noruega Steinsvik, dedicada al desarrollo de distintas tecnologías para acuicultura, desarrolló “Thermolicer 2.0”, método de desparasitación de cáligus no farmacológico. Este sistema utiliza la temperatura como agente principal, exponiendo al parásito en agua tibia, entre 28° a 35°C, por unos 20 a 30 segundos. La evidencia indica que elimina más del 95% de cáligus adulto. En Noruega ya se han tratado más de 170 millones de peces con este sistema que llega a Chile en septiembre de este año.

La complejidad de los últimos desafíos presentados por la Industria del Salmón a nivel mundial, ha llevado a la implementación en 2015 del Arctic Salmon Research Centre, en Finnmark, Noruega, por parte de EWOS y Cermaq junto a tres instituciones de investigación: Nofima, Univeristy of Nordland, y NMBU-University of Life Sciences.

Es interesante ver que países líderes en este sector productivo como Noruega, Chile, Gran Bretaña, entre otros estén innovando, lo que claramente beneficiará a la Industria, ya que permitirá enfrentar o evitar las crisis y mejorar la producción.

 

Fuentes consultadas:

Artículos relacionados: