26/01/2012

Casos de CREATECH: Raúl Galindo, innovando en Biotecnología con proyectos de IyD de alto impacto económico y social

Concluyendo el proyecto FONDEF D07I1057 titulado “Desarrollo de un prototipo de biosensor de membrana para la detección temprana de patógenos”, Raúl Galindo, ingeniero de la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM), nos da sus impresiones sobre el camino recorrido.

El profesor Galindo es Ingeniero Civil especializado en Ingeniería Sanitaria, y se desempeña en la UTFSM como profesor de varias asignaturas. Sus tópicos de investigación y trabajo son básicamente el tratamiento de aguas servidas, la optimización de recursos hídricos, y los sensores y biosensores ambientales.

Fue de su relación con profesores de la UCLA (University of California, Los Ángeles), como con el Dr. Robert Williams, y con la Nacional Science Foundation, que a principios de los 90 entendió cabalmente el concepto de investigación aplicada y tomó conciencia de la importancia de la IyD como herramienta de desarrollo, específicamente para un país como Chile, el cual tiene basada toda su economía en commodities (como el cobre y el salmón); algo que no resulta sustentable a largo plazo, y que por lo tanto muestra la obligación para el país de la generación de conocimiento y de la transferencia tecnológica. Fue entonces que decidió especializarse en la gestión de innovación y emprendimiento, y que, basándose en los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), comenzó a mirar hacia la biotecnología como herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas. Para esto, el profesor Galindo ha propuesto y liderado diversos proyectos de IyD y transferencia tecnológica, como el mencionado en este artículo.

Este proyecto en particular, desarrollado por el Centro de Biotecnología de la UTFSM y con el profesor Galindo en la dirección general desde sus inicios en 2008, pretendía detectar con rapidez los patógenos infecciosos presentes en el agua potable; microorganismos que producen alrededor de 12 millones de muertes al año a nivel mundial, al generar y diseminar enfermedades como la listeria, el cólera, el tifus y la hepatitis.

Pasados casi cuatro años de haber ganado este proyecto los fondos del concurso FONDEF –con el que obtuvo 192 millones de pesos, además de contar también con el apoyo de la empresa Silob (empresa de ingeniería, control de medio ambiente y análisis químico), y con el de la universidad donde trabajan–, el equipo de investigación ha encontrado, en el camino, un ámbito de investigación que, si bien sigue en la línea propuesta inicialmente, generó un resultado distinto. Éste se vincula a una tecnología para reconocer cierto tipo de contaminación en alimentos hidrobiológicos (como en los moluscos y en los pescados); un biosensor de histamina para su uso en la industria acuícola, en la industria pesquera y en la industria de alimentos marinos en general.

Las lecciones aprendidas del camino recorrido en este proyecto se centran en que, si bien la arriesgada hipótesis inicial no fue comprobada en un 100% (pues postulaba la creación de una membrana celular artificial), en una investigación de alto impacto pueden surgir caminos y resultados alternativos, igualmente valiosos y con potencial de ser transferidos al mercado. El equipo del profesor Galindo sí considera este proyecto un éxito, ya que, efectivamente, sí fue avalada la hipótesis científica en la que se basaba el proyecto y el biosensor sí funcionó como detector, sólo que exclusivamente para la detección de muy altos grados de contaminación en el agua. Por esta razón, la aplicación principal fue descartada, iniciándose el desarrollo de una nueva aplicación para el biosensor, para detectar toxicidad en los alimentos marinos, la que sí ha resultado un éxito con las primeras pruebas realizadas.

Respecto al enfoque para abordar un proyecto como los que su equipo desarrolla, en la conversación que mantuvimos con el profesor Galindo, éste quiso poner énfasis en que resulta esencial, cuando se hacen proyectos de IyD, el tomar en cuenta tanto la investigación como el desarrollo; es inútil centrarse solamente en una de estas dos vías. Además, en sus “recetas para el éxito”, destaca tres elementos esenciales para proponer un proyecto de IyD que logre un impacto para la comunidad:

  • Cuando se tiene una idea de proyecto, es necesario analizar su posible demanda en el futuro, algo que les suele costar un poco a los investigadores “tradicionales”, ya que se enfocan demasiado y únicamente en sus investigaciones.
  • Siempre hay que tener en mente que un proyecto de IyD, para ser exitoso, debe generar algún resultado transferible y, por lo mismo, el equipo de investigación debe considerar actividades de transferencia tecnológica durante su ejecución.
  • Imprescindible es tomar en cuenta que las innovaciones disruptivas parten de una modificación de un modelo de negocios (como fue el caso de Steve Jobs con el Iphone, por ejemplo).

A partir de la visión del grupo de investigación del profesor Galindo, que se centra en realizar IyD con impacto social y económico, CREATECH colaboró en la etapa previa de este proyecto aquí descrito. El trabajo consistió en detectar una oportunidad de mercado para la propuesta de investigación del grupo, y orientar así el proyecto de IyD para lograr un resultado transferible y de alto impacto. Esto se ejecutó a través de un estudio de mercado y de la posterior propuesta de estrategias de transferencia tecnológica y de las de evaluación económica del proyecto.

Además de estos útiles consejos para cualquier investigador, el profesor Galindo rescató que lo mejor de trabajar con CREATECH, en este proyecto y en otros más, es poder contar con la empatía que apoya la expertise, tanto de Catherine Jelinek como del resto de su equipo, ya que ésta resulta esencial si estás “entregando” a terceros parte de la concepción inicial de un proyecto de IyD; se trata de una relación de confianza sobre una apuesta arriesgada de valor.

Para mayor información, visite: Profesor Raúl Galindo en UTFSM   Proyecto FONDEF   La Nación habla del proyecto  Noticia en El Mercurio de Valparaíso   Noticia en AQUA.cl